Vitamina K2: comprensión de su papel en la salud del corazón

Ver más

Si tiene alguna pregunta o inquietud médica, hable con su proveedor de atención médica. Los artículos de la Guía de salud están respaldados por investigaciones revisadas por pares e información de asociaciones médicas y agencias gubernamentales. Sin embargo, no representan un consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional.

En comparación con la vitamina D y la vitamina C, la vitamina K2 es una familia de vitaminas de la baya negra. De hecho, el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) ni siquiera analizó la cantidad de vitamina K2 en nuestros alimentos hasta 2006. Sin embargo, resulta que este nutriente desconocido puede tener importantes efectos positivos en su salud, lo que puede reducir la riesgo. enfermedades cardiovasculares y cáncer de próstata.

La vitamina K es una vitamina soluble en grasa, lo que significa que es absorbida por la grasa en su dieta y almacenada en el cuerpo (específicamente, el hígado y el tejido adiposo) cuando no se usa. Las otras vitaminas liposolubles son A, D y E. Contienen un grupo de vitaminas K, siendo las más importantes la K1 (filoquinona) y la K2 (menaquinonas).

La vitamina K es esencial para la coagulación sanguínea y el metabolismo óseo, entre otras funciones. Fue descubierto por primera vez por un científico danés en 1929 (de hecho, la K significaba «koagulación»). Tanto la vitamina K1 como la K2 se utilizan para producir factores de coagulación en el hígado. La vitamina K2 también funciona como un monitor de pasillo para el calcio: los tejidos la utilizan para garantizar que el calcio se deposite en los lugares correctos, como los huesos, y no aumente donde no debería, como los vasos sanguíneos y los riñones (Halder , 2019). Los vasos sanguíneos producen una proteína llamada MGP (o proteína de matriz GLA), que evita que el calcio se acumule en sus paredes y pueda causar obstrucciones; la vitamina K2 es esencial para la formación de MGP.

La vitamina K1 se encuentra principalmente en las verduras de hoja verde. La vitamina K2 se encuentra principalmente en fuentes animales (como la carne y las yemas de huevo) y en alimentos fermentados; también es producido por bacterias intestinales. Existe en forma sintética (MK-4 o menaquinona-4) y natural (MK-7 o menaquinona-7). La mayoría de los estadounidenses obtienen mucha vitamina K de su dieta (NIH, th). La deficiencia de vitamina K es rara en los Estados Unidos, aunque el nivel de consumo de vitamina K está disminuyendo gradualmente (Vermeer, 2012), y la vitamina K no se encuentra en los alimentos altamente procesados ​​que son básicos en la dieta estadounidense.

Roman Daily – Multivitamínico para hombres

Nuestro equipo de médicos internos creó Roman Daily para abordar las brechas nutricionales comunes en los hombres con ingredientes y dosis respaldados científicamente.

Aprende más

La vitamina K2 puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular al reducir la acumulación de calcio en las arterias alrededor del corazón.

En el estudio de Rotterdam, los científicos observaron la ingesta de vitamina K1 y K2 de 4807 mujeres y hombres holandeses mayores de 55 años durante un período de 10 años. Descubrieron que la ingesta de vitamina K2 (alrededor de 25 µg / día) redujo el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca en un 57%. También redujo los casos de cardiopatía coronaria en un 41 %, la calcificación arterial grave en un 52 % y la mortalidad general en un 36 % (Grober, 2015). (Mientras tanto, se ha descubierto que la vitamina K1 no tiene ningún efecto sobre las enfermedades cardíacas o la mortalidad).

Otro estudio de más de 16,000 mujeres encontró que la ingesta de vitamina K2 se asoció con un menor riesgo de enfermedad coronaria (Gast, 2009).

Calzada solamente: estos son estudios observacionales, no estudios controlados, por lo que solo sugieren un vínculo; no pueden probar causa o efecto en términos del papel de la vitamina K2 en la enfermedad cardiovascular.

El hueso es una sustancia viva que se forma y destruye constantemente. La vitamina K2 ayuda al cuerpo a transferir el calcio de la sangre al hueso (Maresz, 2015). Por lo tanto, es vital para la salud ósea de por vida. Pero a medida que envejecemos, se puede perder más hueso del que se reemplaza, lo que genera un riesgo de fractura. Sin embargo, varios estudios sugieren que la vitamina K2 puede ser protectora en ese sentido.

Un metanálisis de 13 estudios de control analizó cómo la suplementación con vitamina K2 (15 a 45 miligramos de MK-4 al día) afectaba la densidad ósea y la tasa de fracturas. La vitamina K2 redujo el riesgo de fracturas vertebrales en un 60 %, fracturas de cadera en un 77 % y fracturas no vertebrales en un 81 % (Schwalfenberg, 2017).

En otro estudio, la pérdida ósea fue menor con el tiempo entre las mujeres posmenopáusicas que comían más natto, un plato japonés elaborado con soja fermentada y la fuente alimenticia más rica en vitamina K2 (Ikeda, 2006).

Tenga en cuenta que la K2 puede prevenir la osteoporosis: la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha emitido una recomendación al respecto. El NIH dice que la evidencia de la vitamina K2 y la prevención de la osteoporosis no está clara y se necesitan más estudios en humanos.

Vitamina K: todo lo que necesitas

La vitamina K2 activa la osteocalcina, una proteína que es fundamental para el metabolismo óseo y para mantener la fuerza de los dientes. La osteocalcina estimula el crecimiento de nueva dentina, el tejido calcificado que se encuentra debajo del esmalte dental. Es hipotético que la vitamina K2 también pueda proteger contra la caries dental (Southward, 2015).

Un estudio de casi 25,000 personas encontró que el consumo de vitamina K2 a través de la dieta se asoció con un menor riesgo de cáncer en los hombres (pero no en las mujeres). Los casos de cáncer de próstata y de pulmón se han reducido para aquellos que comieron los niveles más altos de vitamina K2 (Nimptsch, 2010).

Otro estudio observacional de 11,000 hombres encontró que la ingesta alta de vitamina K2 se asoció con un riesgo 63% menor de cáncer de próstata avanzado (Nimptsch, 2008).

En pruebas de laboratorio, la vitamina K2 eliminó o inhibió el crecimiento de células cancerosas de próstata, mama, hígado, colon y vejiga.

Si desea aumentar su ingesta de vitamina K2, la mejor manera es a través de los alimentos. Las fuentes nutricionales de vitamina K2 incluyen la carne (especialmente el pollo oscuro y el hígado), las yemas de huevo, los productos lácteos (como el queso, la mantequilla y el yogur) y el natto, un plato tradicional japonés elaborado con soja fermentada.

También puede obtener vitamina K2 a través de suplementos. Está disponible en multivitaminas, suplementos de vitamina K y formulaciones que contienen solo vitamina K2.

Según los Institutos Nacionales de Salud, una ingesta diaria adecuada de vitamina K (tanto 1 como 2) es de 120 mcg para hombres y 90 mcg para mujeres. No se ha establecido un límite superior aceptable, pero no se recomiendan dosis altas.

Dieta cardiosaludable: qué es y 9 consejos para seguirla

Posibles efectos secundarios y riesgos de la vitamina K2

La vitamina K puede interactuar con varios medicamentos, incluido el anticoagulante warfarina (nombre de marca Coumadin). La warfarina actúa inhibiendo una enzima que activa la vitamina K, lo que reduce la capacidad del hígado para producir factores de coagulación. Tomar dosis mayores de vitamina K puede reducir la eficacia de la warfarina y aumentar la probabilidad de que la sangre se coagule, lo que puede aumentar el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y embolia pulmonar. Ciertos medicamentos también pueden reducir la absorción de vitamina K en el cuerpo, incluidos los antibióticos y el medicamento para bajar de peso Orlistat. Hable con su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos y suplementos dietéticos que esté tomando antes de comenzar a tomar un suplemento de vitamina K2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.