Dieta para la diabetes: mejorar el nivel de azúcar en la sangre con alimentos

Ver más

Si tiene alguna pregunta o inquietud médica, hable con su proveedor de atención médica. Los artículos de la Guía de salud están respaldados por investigaciones revisadas por pares e información de asociaciones médicas y agencias gubernamentales. Sin embargo, no representan un consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional.

Si le diagnostican diabetes tipo 2 o prediabetes, es posible que se sienta confundido o inseguro acerca de lo que debe hacer para controlar su afección. Pero hay algunas buenas noticias. Al hacer algunos cambios simples en el estilo de vida, como adoptar una dieta para la diabetes, puede controlar sus niveles de glucosa en la sangre, tal vez incluso hasta el punto de que ya no necesite medicamentos.

Controlar su nivel de azúcar en la sangre puede ayudarlo a evitar los efectos más graves de la diabetes, incluidas las enfermedades cardiovasculares, la disfunción eréctil, los problemas de visión e incluso los problemas circulatorios que pueden provocar una amputación.

Conozca Plenity: una herramienta de control de peso aprobada por la FDA

Plenity es una terapia de prescripción médica que lo ayuda a controlar su peso mientras disfruta de sus comidas. Descubre si es adecuado para ti.

Aprende más

Las personas con diabetes, especialmente la diabetes maligna, corren un mayor riesgo de desarrollar afecciones médicas graves, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, problemas de circulación, mala visión, problemas renales y muchos más. Por estas razones, es importante controlar la diabetes; su proveedor de atención médica puede ayudarlo.

La diabetes generalmente se diagnostica comprobando los niveles de azúcar en la sangre en ayunas, que se comprueban después de ocho horas sin comer ni beber. Si estos niveles están constantemente por encima de 126 mg/dL, es posible que desarrolle diabetes.

Otra prueba verifica los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c). La HbA1c es una proteína que se forma cuando los glóbulos rojos entran en contacto con los azúcares de la sangre: cuanto más azúcar flote, mayor será la HbA1c. Si mide más del 6,5%, es posible que tenga un diagnóstico de diabetes (Sapra, 2021).

Hay dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

En la diabetes tipo 1, el páncreas pierde las células que producen la insulina, por lo general debido a un proceso autoinmune. La insulina es una hormona esencial que su cuerpo utiliza para descomponer la glucosa (azúcar) de los alimentos para obtener energía, lo que permite que sus niveles de azúcar en la sangre se mantengan dentro de un rango saludable.

Debido a que no pueden producir su propia insulina, las personas con diabetes tipo 1 necesitan controlar su condición con inyecciones de insulina antes de comer. Este tipo de diabetes suele comenzar durante la infancia o la edad adulta joven, aunque en algunos casos puede comenzar en la edad adulta (Sapra, 2021).

La dieta OMAD: beneficios y riesgos

La diabetes tipo 2 es mucho más común y es la forma de la que habla la mayoría de la gente cuando dice «diabetes». De esta forma, el páncreas produce insulina, al menos inicialmente, pero las células se vuelven resistentes. La resistencia a la insulina suele ser un proceso gradual que se produce a lo largo de muchos años.

La resistencia a la insulina a menudo se produce en respuesta a las opciones de dieta y estilo de vida y está fuertemente asociada con el exceso de grasa corporal y un estilo de vida sedentario. El control de la diabetes a menudo implica medicamentos recetados para personas con diabetes tipo 2 para mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre. Si su diabetes sigue sin controlarse con pastillas, es posible que necesite inyecciones de insulina (Sapra, 2021).

Existe un tercer tipo de diabetes llamada diabetes gestacional, que solo ocurre en mujeres embarazadas. Afecta alrededor del 2 al 10 % de los embarazos en los EE. UU., y las personas con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes en el futuro. Para la mayoría de las personas, controlar la diabetes conductual implica comer una dieta balanceada, hacer ejercicio y controlar los niveles de glucosa en sangre con frecuencia (Quintanilla, 2021).

La prediabetes en el cuerpo es como una luz roja intermitente en un cruce de ferrocarril: hay algo que desea evitar al cruzar las vías. La prediabetes es cuando su nivel de azúcar en la sangre es elevado pero no lo suficientemente alto como para convertirse en diabetes tipo 2.

Más del 90% de las personas con prediabetes generalmente no tienen signos ni síntomas de diabetes; la mayoría ni siquiera se da cuenta de que tiene esta afección. Más de 1 de cada 3 adultos en los EE. UU. tiene prediabetes. Hasta el 70% de esas personas desarrollarán diabetes. Preste atención a esta señal de advertencia y es posible que pueda revertir la condición al controlar mejor sus niveles de glucosa con modificaciones en su estilo de vida (Álvarez, 2021).

Cómo dejar de hacer dieta yo-yo

No hay cura para la diabetes. Sin embargo, es posible que pueda controlar su diabetes relativamente bien con modificaciones en el estilo de vida que ya no requieran que use medicamentos para controlar su diabetes. Esto a menudo se conoce como un impulso para que la diabetes perdone.

Una de las mejores maneras de alentar la remisión de la diabetes es incorporar cambios en el estilo de vida a su rutina, como mejorar su dieta y mantener su peso dentro de un rango saludable. La obesidad es uno de los mayores factores de riesgo para la diabetes tipo 2, pero usted tiene el poder de cambiarla. Perder solo el 7% de su peso corporal total puede ser suficiente para prevenir la transición de la prediabetes a la diabetes tipo 2. Para alguien que pesa 250 libras, eso significa perder solo 17,5 libras, algo que se puede lograr en su mayor parte, sin ninguna dieta extrema ni medidas para perder peso (Dagogo-Jack, 2020).

Las personas adoptan una «dieta para la diabetes» en un intento de reducir sus niveles de azúcar en la sangre a través de cambios en la dieta. Según la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA), no existe una dieta única para la diabetes. En cambio, algunos patrones de alimentación lo alientan a reducir los carbohidratos (o carbohidratos), los azúcares simples y la grasa total en su dieta. También ayuda a controlar el tamaño de las porciones y a reducir la ingesta calórica. Este plan de comidas para diabéticos también fomenta el consumo de alimentos ricos en fibra, lo que puede ayudarlo a comer menos, mantenerse satisfecho por más tiempo y perder peso (Evert, 2019).

Si bien hay algunos patrones de alimentación que puede seguir (recuento de carbohidratos, dieta mediterránea, etc.), el método del plato para la diabetes es una manera fácil de entrenarse para comer alimentos más saludables (ADA, sin fecha):

  • Llene la mitad de su plato con verduras sin almidón como espinacas, zanahorias y tomates.
  • Llene una cuarta parte de su plato con alimentos ricos en fibra como arroz integral, pan integral, legumbres y quinua.
  • Llene una cuarta parte de su plato con carne magra o proteínas como pechuga de pollo, atún, carne de res magra, mariscos y tofu.
  • Come grasas saludables como el aceite de oliva y el aguacate.

Si tiene un nivel alto de azúcar en la sangre, debe evitar los alimentos que elevan la glucosa en la sangre, conocidos como alimentos que tienen un índice glucémico alto. Esto incluye alimentos como (Evert, 2019):

  • Azúcares simples como golosinas, dulces, postres, etc.
  • Bebidas azucaradas como refrescos, jugos, etc.
  • Carbohidratos refinados como pan blanco, arroz blanco, pasta, etc.
  • Alimentos con azúcares añadidos o grasas saturadas como mantequilla, perritos calientes, salchichas

Una dieta balanceada que fomente alimentos nutritivos altos en fibra y bajos en azúcar y carbohidratos refinados puede ayudarlo a reducir sus niveles de azúcar en la sangre. Reducir los niveles de azúcar en la sangre tiene beneficios para la salud, como reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, problemas renales y otros problemas médicos.

Como beneficio adicional, algunas personas que siguen un patrón de alimentación diabético comen menos calorías y pierden peso, lo que puede ayudar a mejorar su salud en general. Finalmente, varios estudios sugieren que este patrón de alimentación puede ayudar a reducir los niveles de colesterol, mejorar la presión arterial y reducir el riesgo de enfermedades del corazón (Evert, 2019).

Ayuno provisional y ejercicio seguro

El principal riesgo de seguir una dieta para diabéticos es permanecer en el programa. Una de las mejores maneras de incorporar estas sugerencias a su rutina es cocinar sus comidas en casa. Los restaurantes, incluso los «saludables», a menudo agregan más aceite, sal, mantequilla, etc., para mejorar el sabor de la comida y hacer que regreses por más. Pero todas esas calorías adicionales se suman.

Algunas personas encuentran más conveniente comer o comprar alimentos procesados. Si bien pueden hacer la vida más fácil, no son las opciones más nutritivas y pueden adherirse a este estilo de alimentación más desafiante. La planificación de comidas es un truco que algunas personas usan para elegir alimentos saludables y planes de alimentación para personas con diabetes más fáciles de seguir.

Todo el patrón de alimentación de una dieta para diabéticos fomenta una alimentación saludable como cereales integrales, verduras, proteínas magras y grasas no saturadas. Este patrón de alimentación puede ayudar a las personas que intentan perder peso o mejorar su salud, especialmente cuando se combina con ejercicio diario.

Como ya se mencionó, no existe una «dieta para la diabetes» específica, sino cambios en su estilo de vida que lo alientan a elegir alimentos saludables. Hable con su proveedor de atención médica, dietista o educador en diabetes para obtener consejos adicionales sobre el plan de comidas.

  • Manténgase alejado de las bebidas azucaradas; beber agua, café o té en su lugar.
  • Coma más frutas y verduras, especialmente verduras sin almidón como la espinaca, la col rizada, etc.
  • Revise las etiquetas de los alimentos en busca de azúcares ocultos en los alimentos envasados.
  • Obtenga más fibra, como granos integrales, para ayudarlo a mantenerse satisfecho por más tiempo.
  • Evita las grasas saturadas como la mantequilla y elige grasas saludables como el aguacate, el aceite de oliva, etc.
  • Añade fitness a tu rutina diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.