Cardiopatías Congénitas: Causas, Diagnóstico, Tratamiento

Ver más

Si tiene alguna pregunta o inquietud médica, hable con su proveedor de atención médica. Los artículos de la Guía de salud están respaldados por investigaciones revisadas por pares e información de asociaciones médicas y agencias gubernamentales. Sin embargo, no representan un consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional.

La cardiopatía congénita (CC), también conocida como defectos cardíacos congénitos, es una afección en la que nace un bebé con un problema estructural. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi el 1 % de los nacimientos en los EE. UU. son enfermedades cardíacas congénitas, lo que equivale a casi 40 000 bebés al año (CDC, 2019). Las anomalías cardíacas son el tipo más común de malformación congénita. Además, uno de cada cuatro niños con CHD tendrá un problema cardíaco que se considera CHD crítico. Esto significa que es probable que necesiten una rutina cardíaca en algún momento durante su primer año de vida (CDC, 2019).

Ahorre dinero en los medicamentos que más necesita

Acude a Ro Pharmacy para surtir tus recetas por menos.

Aprende más

Un corazón normal tiene cuatro cámaras: dos aurículas (cámaras superiores) y dos ventrículos (cámaras inferiores). La pared entre las cámaras se llama tabique, y hay cuatro válvulas unidireccionales (válvulas aórtica, pulmonar, mitral y tricúspide) que evitan que el flujo de sangre en el corazón se desvíe. Finalmente, dos grandes arterias emergen del corazón. La aorta transporta sangre rica en oxígeno desde el ventrículo izquierdo al resto del cuerpo. La arteria pulmonar transporta sangre débilmente oxigenada desde el ventrículo derecho hasta los pulmones, donde recibe más oxígeno.

Los bebés pueden nacer con un problema en las paredes del corazón, las válvulas del corazón o los vasos sanguíneos, que dan sangre al corazón o la transportan desde el corazón. La gravedad de la cardiopatía congénita depende de las estructuras involucradas y de los síntomas del niño. Algunas anormalidades no causan problemas y no requieren tratamiento; otros requieren cirugía, a veces incluso antes de que el bebé tenga un año. Los cardiólogos (especialistas del corazón) a menudo clasifican las enfermedades cardíacas congénitas en tipos cianóticos y acetaminofén. Cianótico significa que el problema del corazón está sangrando muy poco a través de los pulmones. Como resultado, la sangre del bebé no transporta suficiente oxígeno y el bebé puede volverse cianótico (aspecto azulado). En la enfermedad cardíaca acianótica, el problema cardíaco pasa demasiada sangre a través de los pulmones, lo que aumenta la presión y el estrés en los pulmones del niño. Aquí hay un resumen de algunos de los diferentes tipos de cardiopatías congénitas (AHA, 2018):

Signos y síntomas de la cardiopatía congénita

Los signos y síntomas de la enfermedad cardíaca congénita varían según el tipo, la gravedad y la cantidad de defectos cardíacos. Es posible que vea los síntomas inmediatamente después del nacimiento, durante el primer año o incluso en la edad adulta. Algunos niños no tienen síntomas. Cuando surgen síntomas, pueden incluir:

  • Piel, uñas o labios azules (cianosis)
  • Respiración rápida o dificultad
  • Fatiga, especialmente al alimentarse.
  • Dormir
  • aumento de peso débil
  • Corazón de soplos
  • Mala circulacion

En la cardiopatía congénita, el corazón del bebé normalmente no se desarrolla antes del nacimiento. Las causas exactas de la cardiopatía coronaria no se comprenden bien, pero una serie de factores pueden desempeñar un papel. La genética puede desempeñar un papel en varios tipos; según la American Heart Association (AHA), existe un riesgo del 2 al 15 % de enfermedad cardíaca congénita en la familia (AHA, th). Presumiblemente, es una combinación de factores genéticos y ambientales. Los investigadores creen que la exposición a ciertos factores ambientales, como el humo del cigarrillo o ciertos medicamentos (inhibidores de la ECA y ácidos retinoicos), puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca congénita materna (NIH, sin fecha). La enfermedad cardíaca congénita (NIH, nd) puede ser más probable. Es importante saber que, en la mayoría de los casos, no hay una causa identificable.

Algunos defectos cardíacos congénitos se pueden diagnosticar antes de que nazca el bebé mediante una ecografía. Otros se diagnostican después del nacimiento o incluso en la edad adulta. El pediatra de su hijo realizará un examen físico y una evaluación de la apariencia del niño, escuchará el corazón y los pulmones y buscará cualquier signo de dificultad o respiración rápida, retraso del crecimiento o piel azulada. Si es necesario, se pueden requerir más pruebas, que incluyen:

  • Electrocardiograma (EKG o ECG): una prueba para buscar el ritmo cardíaco
  • Ecocardiograma: ultrasonido del corazón que puede diagnosticar problemas estructurales
  • Radiografía de tórax: puede determinar si el corazón es demasiado grande
  • Resonancia magnética cardíaca: proporciona imágenes detalladas del corazón

Dieta cardiosaludable: qué es y 9 consejos para seguirla

El tratamiento y el momento de la intervención dependen del tipo de cardiopatía y de sus síntomas. Ciertos tipos de CHD no requieren ningún tratamiento, y la cardiopatía congénita crítica requerirá cirugía en el primer año de vida. Otros pueden necesitar tratamientos por el resto de sus vidas. Los principales tipos de tratamiento son medicamentos, cateterismo cardíaco y cirugía.

  • Medicamento: La prescripción de ibuprofeno o paracetamol puede ayudar a cerrar el conducto arterioso permeable.
  • Cateterización cardiaca: A veces, esto es útil para reparar defectos cardíacos simples, como defectos sépticos auriculares, conducto arterioso permeable o estrechamiento de válvulas o arterias. Durante este procedimiento, se inserta un tubo delgado en una vena de la ingle, el brazo o el cuello y se guía hasta el corazón.
  • Cirugía cardíaca: Esto puede ser necesario para tratar una enfermedad cardíaca congénita. Puede ser necesario cerrar un orificio en el corazón, reparar un defecto complejo, reparar o reemplazar una válvula o dilatar vasos sanguíneos estrechos. El tipo de cirugía realizada depende del problema del corazón y puede incluir un trasplante de corazón, una cirugía temporal, un dispositivo implantado en el corazón (es decir, desfibriladores de inversión de tarjeta implantables) u otros tipos de cirugía a corazón abierto.

Aunque la mayoría de los casos provienen de causas desconocidas, las madres pueden reducir el riesgo de cardiopatías congénitas en sus hijos tomando las siguientes medidas:

  • Evite fumar o exponerse al humo de segunda mano durante el embarazo.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre cualquier medicamento (recetado o de venta libre) que esté tomando para asegurarse de que sea seguro para el embarazo.
  • Asegúrese de tener su diabetes y fenilcetonas bajo control antes y durante el embarazo.
  • Si nunca se ha vacunado contra el sarampión, hable con su proveedor de atención médica sobre cómo evitar la exposición.
  • Si la enfermedad cardíaca congénita es hereditaria, hable con su proveedor de atención médica sobre el riesgo de defectos cardíacos de su hijo; es posible que desee considerar la asesoría genética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.