Anemia: Síntomas, Causas, Tipos, Tratamiento

Ver más

Si tiene alguna pregunta o inquietud médica, hable con su proveedor de atención médica. Los artículos de la Guía de salud están respaldados por investigaciones revisadas por pares e información de asociaciones médicas y agencias gubernamentales. Sin embargo, no representan un consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional.

Todo el mundo se marea o se siente ligero de vez en cuando, ya sea por levantarse demasiado rápido o por saltarse el desayuno. Esa sensación, por sí sola, no significa que tengas anemia. Del mismo modo, todos sabemos lo que se siente al despertar durante el día después de una noche de dar vueltas en la cama. Por incómodas que sean estas experiencias comunes, por lo general no representan una amenaza grave para su salud.

Pero si sus síntomas de mareos o fatiga no desaparecen por un tiempo e incluyen otros síntomas como dificultad para respirar, puede haber otro problema. Esto es lo que necesita saber sobre la anemia, una condición común que resulta de la falta de glóbulos rojos.

Ahorre dinero en los medicamentos que más necesita

Acude a Ro Pharmacy para surtir tus recetas por menos.

Aprende más

La anemia es una afección en la que las personas tienen muchos glóbulos rojos sanos que los necesitan para transportar oxígeno a los órganos del cuerpo. Puede causar algunos síntomas incómodos e incluso graves, y siempre es un signo de otra afección médica subyacente.

La anemia es bastante común. Los investigadores estiman que un tercio de la población mundial sufre de anemia. La condición afecta particularmente a niños pequeños y mujeres embarazadas: el 42% de los niños menores de cinco años y el 40% de las mujeres embarazadas en todo el mundo están anémicos (Chaparro, 2019, Auerbach, 2016).

Hay varias causas principales de anemia, todas causadas por la falta de glóbulos rojos sanos (Badireddy, 2021):

  • Pérdida de sangre, como lesión, sangre gastrointestinal o ciclo menstrual abundante o irregular
  • Falta de producción de glóbulos, por lo general debido a otra condición de salud
  • Destrucción de glóbulos rojos, generalmente debido a otra condición de salud.

Si bien un factor específico puede ser el culpable de la anemia de una persona, no siempre es así. A veces, la anemia, en particular, la anemia crónica, puede ser el resultado de más de un problema (Badireddy, 2021).

Hay diferentes tipos de anemia, y todos los tipos causan una disminución de los glóbulos rojos de una persona. Estos son algunos de los tipos más comunes de anemia:

Biotin Natrol para piel, cabello y uñas

Una causa común de anemia es la deficiencia de hierro (DeLoughery, 2016). El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos y que se encarga de transportar el oxígeno a los tejidos. Cuando una persona no tiene suficiente hierro en su cuerpo, es posible que no tenga suficiente hemoglobina y glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno a través de su cuerpo.

La anemia por deficiencia de hierro ocurre más comúnmente debido a la pérdida de sangre de los períodos menstruales y al sangrado gastrointestinal (DeLoughery, 2016). También puede ocurrir cuando una persona no consume suficiente hierro en su dieta.

El cuerpo también necesita ciertos nutrientes para producir glóbulos rojos. Sin suficientes nutrientes, es posible que el cuerpo no pueda producir suficientes células sanas para transportar oxígeno. La deficiencia de folato, que se asocia con niveles bajos de vitamina B9, puede causar anemia.

La deficiencia de vitamina B12 también puede causar un tipo de anemia llamada anemia destructiva. Las personas que comen dietas veganas pueden tener un mayor riesgo de anemia por deficiencia de vitaminas, ya que la carne y los productos lácteos son fuentes importantes de vitamina B12 (Larpin, 2019).

A veces, otras enfermedades pueden causar anemia. La anemia inflamatoria, a veces llamada anemia por enfermedad crónica, ocurre cuando las proteínas inflamatorias interfieren con la producción de glóbulos rojos. Las condiciones inflamatorias que pueden causar anemia inflamatoria incluyen (Fraenkel, 2016):

  • Otracht
  • Insuficiencia renal
  • Cáncer
  • Infección crónica
  • Enfermedad autoinmune

La anemia hemolítica ocurre cuando los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazar. La anemia hemolítica comúnmente ocurre debido a una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunitario destruye sus propias células o tejidos (Phillips, 2018).

Vitamina B12: ¿qué es la metilcobalamina?

La anemia aplásica ocurre cuando la médula ósea del cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos, a menudo debido a una infección o enfermedad autoinmune (Wang, 2019).

La anemia de células falciformes es una enfermedad hereditaria en la que los glóbulos rojos tienen una forma anormal de media luna. Estos glóbulos anormales mueren antes de que el cuerpo pueda utilizarlos, lo que puede provocar una escasez de glóbulos rojos (Sedrak, 2021).

A menudo, la anemia es lo suficientemente leve como para no presentar ningún síntoma. Que los síntomas se desarrollen finalmente depende de la causa y la gravedad de la anemia, y de si la persona tiene otras enfermedades. Por ejemplo, la anemia más grave a menudo conduce a enfermedades del corazón (Turner, 2021).

Los síntomas comunes de la anemia (Baldwin, 2020) incluyen:

  • Debilidad
  • Inercia
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Arritmias (latidos cardíacos irregulares)

Un estudio también relaciona la anemia por deficiencia de hierro con las migrañas (Pamuk, 2016).

La anemia obviamente incomoda a la gente, pero la incomodidad no es la única consecuencia negativa. La anemia también se ha asociado con resultados negativos, como mayor morbilidad y mortalidad, disminución de la productividad laboral y deterioro del desarrollo neurológico (Chaparro, 2019).

Por todas estas razones, si cree que puede tener anemia, informe a su proveedor de atención médica. Un profesional médico puede ayudarlo a descubrir qué está sucediendo, así como sugerir formas de resolver el problema subyacente y controlar sus síntomas en el proceso.

La anemia puede ser más probable que ocurra debido a ciertos factores de riesgo. Estos grupos de personas son más propensos a ser anémicos:

  • Personas mayores (Marton, 2020)
  • Personas con insuficiencia cardíaca (Chopra, 2020)
  • Personas con marcadores altos de inflamación (Chopra, 2020)
  • Mujeres embarazadas (Turner, 2021)
  • Mujeres en edad reproductiva (Turner, 2021)

Estos factores de riesgo pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar anemia, pero no todas las personas con anemia se encuentran dentro de estos grupos. Si tiene síntomas de anemia, asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica.

Para diagnosticar la anemia, un proveedor de atención médica generalmente comienza con un examen de rutina y un análisis de sangre llamado conteo de sangre total (CBC). Si su CBC muestra números más bajos de lo normal en cualquiera de estas categorías, es posible que tenga anemia (Turner, 2021):

  • Hemoglobina (la concentración de hemoglobina en toda su sangre)
  • Hematocrito (el porcentaje de glóbulos rojos que ocupan el volumen de sangre)
  • Recuento de glóbulos rojos (número de glóbulos rojos en un volumen de sangre específico)

Una vez que su proveedor de atención médica identifique que usted tiene anemia, intentará averiguar por qué. Por lo tanto, junto con su análisis de sangre, su proveedor de atención médica querrá conocer su historial de salud y estilo de vida.

Qué es la dieta mediterránea: cómo puede ayudarte a estar más sano

Sus antecedentes familiares, la gravedad de sus síntomas, cuándo comenzaron y cualquier afección previa pueden ayudar a su proveedor a comprender por qué puede tener anemia. En general, cuanto menor es la hemoglobina, mayor es el riesgo de enfermedad subyacente (Goddard, 2011). También se pueden requerir más pruebas de laboratorio.

Vale la pena señalar que ciertos factores, como la actividad física extenuante, el embarazo y la vejez pueden causar un bajo nivel de glóbulos rojos (Turner, 2021).

No existe una cura para la anemia porque aunque provoca los mismos síntomas, no todas las personas tienen la misma causa de anemia. Entonces, en última instancia, la forma en que un proveedor de atención médica trata la anemia depende de lo que hay en el fondo de la persona. Por ejemplo, para alguien con anemia por niveles bajos de hierro o ácido fólico, puede ser suficiente para mejorar los síntomas tomando suplementos diarios de hierro o suplementos de ácido fólico.

En casos graves de anemia por deficiencia de hierro, o cuando otros tratamientos no funcionan, los proveedores de atención médica con hierro intravenoso pueden recomendar restaurar los niveles de hemoglobina (DeLoughery, 2016). Si una persona desarrolla anemia debido a otra enfermedad, un proveedor de atención médica también tratará la enfermedad subyacente (Madu, 2017).

La anemia no siempre se puede prevenir. Dicho esto, las opciones de estilo de vida saludables pueden ayudar a mejorar su salud en general e incluso protegerlo de la anemia en algunos casos.

Una nutrición adecuada puede reducir los márgenes de anemia relacionada con la nutrición en algunas personas (Bianchi, 2015). Trate de comer alimentos ricos en hierro, ácido fólico y vitamina B12. Si su proveedor de atención médica lo identificó como bajo en cualquiera de estos, o le preocupa tener anemia, los suplementos nutricionales pueden ser útiles (Turner, 2021).

Aunque la anemia es muy común, también puede causar síntomas incómodos e incluso graves. Afortunadamente, la anemia es fácil de tratar cuando un proveedor médico puede encontrar el problema médico. Si cree que está anémico, busque atención médica. Su proveedor puede diagnosticar el problema y, según la causa de la anemia, encontrar el tratamiento adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.